Deseos reprimidos: los infinitos montones de malas palabras

1 May

“… Y de permitirse por fin un instante rebeldía, el instante tantas veces anhelado y tantas veces aplazado de meterse la resignación por el fundamento, y cagarse de una vez en todo, y sacarse del corazón los infinitos montones de malas palabras que había tenido que atragantarse en todo un siglo de conformidad…”*

tedio

Por: el Rincón de lo Humano.

En este mundo de locos, lo normal es sentirse inconforme, el vacío existencial se apodera cada vez de todo y la relación con el entorno no suele ser la mejor. La mayoría de nosotros va corriendo a un punto móvil y hace lo que puede para sobrevivir con, por o a través de otros.

Las múltiples exigencias de un mundo que cada vez pide mas y nos ofrece cada vez menos, acaban por agobiar hasta al mas fuerte. En esos momentos, dado que no son aislados, cuando la intervención del párrafo puede entrar en escena y si lo hace, resulta muy pertinente.

Creo es hora que despotriquemos un poco y nos saquemos del corazón los infinitos montones de malas palabras que llevamos dentro. Basta de envenenarnos y liberémonos un tanto, así como lo registra esta obra maestra de la literatura universal.

* Tomado del libro Cien años de soledad, Gabriel García Márquez. Editorial Sudamericana, Buenos Aires (1967).

Imagen tomada de http://culturacolectiva.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: