Mrs. Robinson: el eterno zaguán de las causas perdidas

19 Mar

Hay canciones que nos trasladan a otro lugar y momento, llevándonos por los intricados mundos de la vivencia personal, familiar y existencial. Definitivamente  esta canción encierra un poco de esto.

Aquel estado disforico generado por la inconformidad, la falta de información y la manipulación de la misma. Marca de forma aguda la  temática de la canción, que abarca muchos tópicos y posibles escenarios, sin llegar comprometerse con ninguno en especial.

La versión original pertenece a Paul Simon y fue lanzada como sencillo en 1968, alcanzando el número uno del Billboard Hot 100 en los Estados Unidos.

Espero la disfruten.

Por: El Rincón de lo Humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: