La Historia de Dalila: un Caso de Delirio Erotómano

8 Sep

Delirio-erotomano

Por: El Rincón de lo Humano

Dalila * es una chica de 26 años que comenzó a notar un comportamiento algo raro en el medico que la atendía. Él, la llamaba siempre en primer lugar y se asomaba para verla ir. Era muy especial con ella, tanto que era difícil no darse cuenta de su coquetería.

 Todo empezó cuando Dalila estuvo internada por dos semanas, debido a una infección respiratoria. El medico del servicio de Hospitalizados, era muy especial con ella, eso le causaba mucha alegría; era un hombre joven, rubio y de expresivos ojos azules. Llevaba en su mano una brillante sortija de matrimonio y con su solo gesto, parecía mejorar a todos los pacientes de la sala.

Cuando llego el momento del alta, Dalila ya estaba convencida, por todas las señales observadas. Que este ser, casi angelical, estaba enamorado de ella. Lo que acabo por generarle mucha angustia, debido a que sabía; que su corazón, no andaba en búsqueda de dueño.

Aunque quiso, el día del alta prefirió no mirarlo a los ojos, para no ver sufrir al pobrecillo. Que debía tener “el corazón roto” ante tanta indiferencia por parte de ella.

Ya en casa, Dalila no pudo dormir, se contorneaba en su cama pensando en el medico. Pensaba como seria la primera noche juntos, sus vacaciones, los hijos que tendrían y como le iba a proponer matrimonio. Ella de su parte, pensaba en todas las cosas que haría, para hacerlo el hombre más feliz del mundo.

– Debe ser tímido – susurró, por eso no me ha dicho nada.

Cerró los ojos y recordó el brillante anillo de matrimonio. Ella no quería romper un matrimonio, pero si él había tomado esa decisión, para ella no representaba ningún problema.

Pasó la noche en vela y se arreglo lo mejor que pudo, había conocido el gran amor de su vida. Y no estaba dispuesta a perderlo. Así, al día siguiente, se dirigió al hospital y espero que todos los pacientes se fueran. Abriendo de golpe la puerta, con una sonrisa muy expresiva:

–  ¡Acepto tu propuesta!

El medico sorprendido, se avergonzó un poco, intento disipar la tensión con una mueca parecida a una sonrisa, hizo un instante de silencio y contesto:

-Tengo mucho trabajo señora, con su permiso. Alejándose rápidamente de aquel lugar.

Ella salio pensativa, puso en duda su forma de ingresar al consultorio: “eso lo puso nervioso” susurraba mientras caminaba fuera del edificio. Se reía suavemente y decía “se que esta afuera esperando”, “tan difícil que lo pone, pero no puede disimular lo enamorado que esta de mi, fingió irse, pero se que afuera me esta esperando”. Como supondrán nadie estaba afuera, ella miro a lo lejos y sonrió un poco.

 – Es mas tímido de lo que esperaba, Pensó. Todos los días vendré a verlo para que este feliz, es evidente que se muere de amor por mi y se que mi destino es estar junto a el.

Dalila asistió por unos largos seis meses, a la entrada principal del hospital y siempre encontraba una excusa para justificar que su “amado” no llegase: “debe estar cansado”, “no quiere dejar sus hijos”, “esta buscando el lugar donde vamos a vivir los dos”. Entre otras excusas más increíbles.

Finalmente aceptó la sugerencia de su familia para asistir a terapia. Aceptó todo lo que le dijeron, pero por mas que le explicaran, ella nunca permitió que le hicieran renunciar al amor de su vida.

* Nombre cambiado para proteger la identidad.

4 comentarios to “La Historia de Dalila: un Caso de Delirio Erotómano”

  1. Noelia Quiroga marzo 9, 2015 a 4:06 pm #

    Cecilia triste, lastimoso lo tuyo, pero te entiendo, comprende que tienes la bendicion de delirar

    • El rincón de lo humano marzo 16, 2015 a 10:51 pm #

      Hola Noelia.
      Así como algunos la de soñar.
      Gracias por comentar.
      Feliz noche.

      • ceciliagarciajurado abril 25, 2015 a 4:15 pm #

        Yo le preguntaría al esposo de Cecilia si estoy soñando o si es verdad lo que vi cuando hablaba cariñosamente con su amiguita, no, acá la única que se invento un sueño es Cecilia porque no puede vivir en su realidad.

  2. Lolita mayo 11, 2016 a 9:49 pm #

    Algunas se enamoran y tienen un hijo por erotomanía, otras nos enamoramos porque tenemos corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: