Tag Archives: consecuencias del estres

¿Cómo manejar el estrés? Conócete a ti mismo,la premisa principal

1 may

“Espero no abusar de la memoria del lector, pero todo aquel que haya discutido en el trabajo, con un amigo, su pareja o simplemente tenga que realizar un examen, se apreciará identificado con mis palabras”

GeorgeChristakis

Por: El Rincón de lo Humano.

Si pensamos en los términos mas frecuentes de la actualidad, fácilmente ubicamos en nuestra memoria, el estrés. Esta tan diseminado, que se acepta que puede provenir casi de cualquier fuente: trabajo, amistades, pareja, estudio y hasta de nuestros propios pensamientos, sin dejar clara nuestra participación en la génesis del mismo.

El estrés como he comentado en alguna ocasión anterior, esta firmemente relacionado a situaciones particulares, en las que experimentamos alguna amenaza latente. Este riego al que nos vemos expuestos, desencadena en nosotros una respuesta hormonal importante, (principalmente a base de Cortisol y epinefrina) activando mecanismos neuronales claves para “sobrevivir” al riego inminente. El mecanismo que lo desencadena, es filogenéticamente antiguo y se encuentra asociado a la supervivencia.

En términos generales cuando se utilizo por primera vez el término, nunca se uso en el sentido que hoy lo aceptamos. En sus inicios tenia una connotación mas amplia, ya que se asociaba a las respuestas físicas ó psíquicas, que de no ser modificadas por mecanismos de defensa propios, adquirían a largo plazo el potencial de provocar la muerte del individuo.

Las observaciones iniciales sobre el estrés, arrojaron algunos resultados que pueden resultar interesantes en nuestra carrera contra este enemigo silencioso.

Por lo general la observación es la siguiente:

Primera etapa: Lucha contra el agente estresante. Se experimenta ira, agresividad y deseo extremo de actuar en defensa propia.

Segunda etapa: Asimilación del agente estresante. El estrés genera síntomas somáticos por impotencia ante el agente (cefalea, mialgia, artralgia, palpitaciones, diarrea, pesadillas; entre otras). En sentido didáctico, cito la realización de una prueba, examen o entrevista de trabajo ¿cuantas veces hemos sentido el terror previo a alguna de estas situaciones? El sistema nervioso autónomo, en especial el simpático (muy útil en la supervivencia porque nos prepara para la lucha y la huida) hace de las suyas, pero como los seres humanos procesamos todo a través del filtro cerebral cortical, lo mas probable es que aunque deseemos huir (del trabajo o examen de facultad por ejemplo) no lo haremos y mucho menos atacar (no podemos atacar al profesor con el que nos evalúa, por mas estrés que tengamos).

Ante estos ejemplos en que nos llenamos de agentes estresantes, el cerebro intenta mecanismos de descarga, los cuales de no darse, son liberados a manera de síntomas somáticos, debido a que el efecto psíquico se interioriza y aparecen los síntomas ya mencionados (espero no abusar de la memoria del lector, pero todo aquel que haya discutido en el trabajo, con un amigo, su pareja o simplemente tenga que realizar un examen, se apreciará identificado con mis palabras) debido al tiempo que toma el organismo para recuperar su homeostasis psíquica y física.

Tercera etapa: Es mas teórica, ya que ante la impotencia para defenderse, sí el agente causal se perpetua, el organismo genera las “condiciones” propicias para la muerte, con aparición necesaria de enfermedades que la precipiten.

En resumen, el estrés puede ser generado casi por cualquier cosa, el verdadero problema es hacia donde lo dirigimos una vez esta dentro de nosotros. Dado que nuestras respuestas son individuales, no existe una solución categórica a sus manifestaciones y mucho menos creíble resulta pensar que dejaremos de estar sujetos a estímulos que lo provoquen.

A decir verdad, todos deberíamos aprender a reconocer los principales signos de nuestro estrés, para poder realizar alguna medida de contención que resulte útil en nuestro caso. Ese conocernos a nosotros mismos, que nos retumba tan antiguo y filosófico, pienso debe ser el primer paso para afrontar con madurez las situaciones estresantes.

Quizá también te interese: 10 consejos para ser Feliz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 317 seguidores